Para sentirnos mejor y tener equilibrio en nuestras vidas generalmente optamos por cambiar nuestros hábitos alimenticios, inscribirnos en clases que nos activen, empezar un hobby y, básicamente, adoptar un estilo de vida más saludable.

Muy pocas veces volteamos a ver nuestro hogar y su diseño como un factor importante en nuestra salud mental. Pero, recientes estudios indican que factores como la iluminación, el espacio y el diseño de interiores juegan un papel determinante en nuestras emociones y sentimientos.

Entre los ejemplos de diseños en nuestro hogar que afectan nuestro estado de ánimo podemos encontrar:

-Los cuartos atiborrados de diversos elementos que generan ansiedad.

-Los cuartos obscuros que nos hacen sentir deprimidos y desanimados.

-Los cuartos muy iluminados que generan estrés y alerta.

-Los cuartos muy reducidos que nos hacen sentir encerrados y atrapados.

Por más clases de yoga, tés o hobbies relajantes, si nuestro hogar no guarda armonía y equilibrio no lograremos sentirnos verdaderamente en calma. El diseño minimalista es una magnífica solución para armonizar nuestro espacio y nuestra mente.

La simplicidad y la simetría que caracterizan el diseño minimalista de espacios nos traen calma y generan en nosotros un sentimiento de bienestar. Nuestro cerebro ama la simetría. Entrar a un cuarto en donde todos los elementos están dispuestos de forma simétrica y en donde nuestra vista no se atiborra ante una infinidad de componentes nos hace sentir relajados, en calma y tranquilos. Contrario a lo que pasa en un cuarto en donde los elementos conviven caóticamente y en donde la simplicidad no existe.

1h

Aunado a esto, el enfoque minimalista en el color de los espacios es una excelente alternativa para despejar nuestra mente y hacernos sentir en calma. Los colores neutros y luminosos son ideales para conferirle a nuestro hogar una sensación de apertura, claridad y tranquilidad. Esto no significa que no podamos jugar con la paleta de colores, sino que lo hagamos de una manera en la que el color no implique un diseño agresivo y perjudicial para nuestro espacio y salud mental.

2h

El diseño minimalista no solo ayuda en la estética y en nuestra salud, sino que también participa en mantener nuestro hogar limpio. Contrario a los hogares que cuentan con múltiples objetos de decoración y muebles -los cuales frecuentemente suelen acumular polvo y gérmenes-, el diseño minimalista al procurar la sobriedad de elementos hace que nos tengamos que preocupar menos en la limpieza. Entre menos elementos, menos necesidades limpieza.

3h

Considerar estos factores al decorar nuestro hogar no solo nos garantizará tener un paraíso en casa, sino un paraíso mental.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *