Elegir un departamento no es una decisión espontánea. Todos soñamos con nuestro hogar ideal, pero encontrarlo en la realidad es un poco más complicado. Lo primero que hacemos es intentar mantener nuestros pies en el suelo y sostenerlos gracias a un factor muy importante: el presupuesto. Empezamos a buscar un lugar que sea factible financiar de acuerdo a nuestras posibilidades, pues es un gasto que nos acompañará por muchos años. Sin embargo, hay cosas que no parecen importantes en ese momento, pero a largo plazo empezaremos a sentirlas.

Cuando pienses que encontraste el departamento perfecto para ti, hazte estas preguntas antes de adquirirlo:

¿Cómo son los alrededores del edificio?

Son pocas las personas que se fijan en el alrededor de la torre residencial, y muchas las que menosprecian este factor. Sin embargo, el entorno que rodea el edificio es sumamente importante para mejorar la calidad de vida. Hay factores que pueden aumentar la plusvalía del lugar, es decir, características que aumenten el valor de la propiedad. Comprueba que el edificio sea cercano a diferentes servicios, centros comerciales y áreas verdes. No te enamores del edificio como tal, sino de todo lo que implica.

¿Existe facilidad de transportación?

Ya sea que te transportes con tu propio carro o a veces utilices transporte público, considera cómo es la experiencia de traslado. Analiza el área y localiza factores que pueden ser un tanto incómodos al momento de ir en tu carro, como escuelas o avenidas. Intenta visitar el edificio a las horas más congestionadas y evalúa los tiempos que pasas en el tráfico.

¿Cómo son las amenidades del inmobiliario?

Muchos edificios ofrecen áreas sociales para la diversión y salud de la familia. Generalmente, equipan el lugar con un buen gimnasio, una gran alberca, salas de convivencia, y, en algunos casos, zonas al aire libre. Todas ellas aportan algo único al lugar y son una excelente opción de compra. Sin embargo, asegúrate de mirar todas esas áreas en persona y no sólo a través de imágenes. La percepción es distinta cuando presenciamos el lugar.

¿Qué tan seguro es el lugar?

Además de la seguridad del entorno, sería buena idea contemplar cómo son los accesos, las salidas y medidas de seguridad dentro del edificio. Confirma que las salidas de emergencia, ascensores, escaleras, iluminación en pasillos y cámaras de seguridad estén correctamente instaladas. Antes de realizar la compra, percibe un lugar confiable al 100%.

¿Cómo es la experiencia dentro del departamento?

Tal vez no podamos conocer la sensación completa si no hemos vivido ahí, pero hay muchas precauciones que se pueden tomar. Pregunta por distintos detalles: si se escapa mucho ruido entre departamentos, cómo pega la luz solar en el lugar y cómo responde en el invierno y verano, qué tal es el sistema de tuberías y electricidad, cómo son los vecinos, entre cualquier otra pregunta que se te pueda ocurrir. Si la respuesta de alguna no te gustó mucho, busca la manera de remediarlo.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *