Has visto infinitas opciones de departamentos y ya estás cansado de seguir con el proceso, pues nada te convence al 100. No te preocupes, pues la decisión que vas a tomar es sumamente difícil y merece ser pensada muchas veces antes de adquirir algo que no termina de convencerte. El transcurso puede ser muy confuso, sobre todo si no sabes mucho del negocio de bienes raíces, de forma que lo mejor es informarte sobre todo lo que implica tu compra.

Por ello, aprender de tus errores es inteligente, pero aprender de los errores de los demás es aún más significativo. Te presentamos algunos de los descuidos más comunes a la hora de comprar un departamento -una pequeña guía para que tomes en cuenta antes de hacer cualquier acuerdo-.

  1. Presupuesto, ¿sólo por el departamento?

Algunas personas creen que por mantener un presupuesto únicamente para el departamento es suficiente. Sin embargo, el problema de amueblarlo y hacer algunos cambios después no está contemplado en este monto. Suena obvio, pero es de los errores más comunes y pasará cuando no estés a gusto con algunas cosas del lugar o cuando no te alcance a realizar el primer pago del crédito que utilices.

  1. Descuidar tu crédito

Siempre hay que mantener actualizado y revisado nuestros reportes del crédito, pues cualquier error o descuido podrá arruinar nuestras finanzas por un tiempo. ¡Este es el préstamo que pagará tu hogar! Organízate y asegura que los números siempre estén claros y con los acuerdos establecidos desde un comienzo.

  1. Acuerdos verbales

Un acuerdo no está hecho si no se ha completado por escrito. No confíes en reglas verbales, pues no hay ninguna forma de comprobarlas. Cuando hayas encontrado tu departamento deseado y quieras asegurar tu compra, hazlo por medio de un contrato escrito.

  1. Opta por una inspección

Recuerda que el trabajo del vendedor, es vender. Aunque en ese momento todo se vea en perfecto estado, no esperes que te diga cuales son inconvenientes potenciales que tiene el lugar. Asegúrate de realizar una inspección por parte de un profesional que te informe sobre los pros y contras a largo plazo.

  1. ¡Las cosas pequeñas pueden esperar!

Al momento de comprar, si bien hay cosas pequeñas que hay que contemplar, hay otras que pueden esperar. Nos referimos a cosas como el color de las paredes, pequeños detalles de la cocina o el baño. En cambio, enfócate en las cosas “pequeñas” que valen la pena: la ubicación del lugar y detalles que puedan dañar su estructura

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *