Inspirado en los lofts de la ciudad que nunca duerme, el New York Style reproduce una estética industrial que se suaviza con detalles y objetos refinados para aportarle elegancia y calidez al hogar.

Austeridad en los revestimientos, elementos metálicos como elementos decorativos y mobiliario inspirado en ambientes de trabajo que crean ambientes urbanos muy contemporáneos. En este estilo también se disfruta de la luminosidad, los espacios amplios y abiertos, los materiales naturales, las grandes ventanas sin persianas ni cortinas, los ladrillos vistos y sobre todo, la dedicación al arte, la música y la pintura.

El estilo de Nueva York triunfa a la hora de elegir una decoración urbana o una sofisticación chic. ¿Quieres conseguir un New York Style en tu próximo hogar en Huz? Te damos las claves esenciales que transportarán tus espacios a “La Gran Manzana”.

  1. Blanco, blanco, blanco

No puede faltar el color blanco como tono principal en paredes, techos o carpintería, así como tampoco elementos naturales y sin tratar como el ladrillo o la madera. En el estilo NY, lo más importante del espacio es que sea  flexible, por eso, es muy común cambiar de sitio los muebles y los complementos, para cambiar la forma de vivir en el espacio.

  1. Levanta tus techos

Haz que tus techos parezcan altos evitando ventiladores de techo e incluso la iluminación cenital; eso hará que los ojos tiendan a gravitar hacia el centro y la altura de la habitación. Usa apliques de pared o muebles contemporáneos que estén al ras del suelo para darle a tu techo el toque que le falta.

  1. Monocromo

Otros colores como el gris y el negro suelen ser una constante en salones y dormitorios, donde no suele faltar una decoración basada en los cuadros, que no sólo se cuelgan en la pared dibujando originales collage, sino que se disponen en el suelo o apoyados en muebles o ventanas.

  1. Baño neoyorkino

Los baños siempre cuentan, para este estilo, con el revestimiento cerámico en blanco a modo de losas de metro, a juego con los sanitarios y muebles, combinado, como mucho, con una cenefa en negro o un suelo de ajedrez.

  1.  Elementos eclécticos

En cuanto a los complementos, otros objetos que pueden integrarse muy bien en este estilo son los ventiladores a lo grande, focos de cine como lámparas, elementos retro metalizados, algún instrumento musical reciclado, una estantería fabricada con cajas de madera, una bicicleta antigua restaurada en el pasillo o algún cuadro del mítico Andy Warhol, muy relacionado con la ciudad.

Lejos de las grandes láminas y cuadros con taxis amarillos sobre una ciudad en blanco y negro y puentes fotografiados, el estilo neoyorquino  va mucho más allá. ¿Qué tal vivir en Nueva York desde tu próximo hogar en Huz?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *